agosto 16, 2022

listinnoticias.com

listinnoticias.com

Costa Rica elige presidente entre 25 candidatos y sin favoritos

4 minutos de lectura



Costa Rica culminó este domingo su votación para elegir a un nuevo presidente, entre 25 candidatos y sin favoritos para afrontar la crisis económica que golpea a una de las democracias más estables de América Latina, lo que hace prever una segunda vuelta.

El Tribunal Supremo de Elecciones dará el primer corte de resultados oficiales a partir de las 20H45 locales (02H00 GMT del lunes).

A las  18H00 locales (00H00 GMT) los encargados de cada centro de votación hicieron sonar campanas para avisar del cierre puntual de los comicios, tras 12 horas de sufragio. En una escuela de Moravia, en la capital San José, Mariela Cascante, de 39 años, ingresó corriendo en el último minuto, aplaudida y motivada por los delegados.

«Corriendo y con solo un minuto, pero tenía que votar, porque es celebrar un derecho que tenemos todos los costarricenses y hay que hacerlo valer. Había venido temprano y había mucha gente, pero nunca dudé en venir», dijo.

En estos comicios, en los que también se eligen a los 57 diputados del Parlamento, las autoridades electorales confirmaron concurrencia masiva en las urnas, pese a que durante la campaña hubo poco entusiasmo ciudadano.

«Es la tercera elección que observo en Costa Rica y siempre he presenciado una fiesta democrática (…). Es fundamental observar los referentes regionales en democracia», destacó en su cuenta de la red Twitter Gerard de Icaza, uno de los 18 observadores de la Organización de Estados Americanos (OEA) presentes en el acto.

Tras el cierre de las urnas, las calles de la capital se llenaron de carros y banderas de los principales partidos políticos en la contienda.

No obstante, analistas coincidieron en que esta ronda electoral no tendrá un ganador absoluto, pues nadie alcanzará el 40% necesario, lo cual activará un balotaje entre los dos más votados, el 3 de abril.

Entre los candidatos, según sondeos previos, solo cinco tienen posibilidades reales de llegar al balotaje.

El primero de ellos es el expresidente centroizquierdista José María Figueres (1994-1998), quien lideró los sondeos con 17% de adhesiones.

«Tenemos un millón y medio de personas viviendo en pobreza y medio millón en pobreza extrema. Hay faltante de soluciones habitacionales de 160.000 viviendas. Esas cosas nunca las habíamos vivido en esa magnitud», dijo.

– Sobreoferta de partidos –

Segunda en encuestas estaba la socialcristiana Lineth Saborío, con 13%.

«Sentimos que estamos logrando nuestros objetivos. Tenemos seguridad de los resultados, vamos a continuar avanzando», expresó Saborío.

Por su parte, en el tercer escalón con 10,3% de las preferencias, estaba el conservador evangélico Fabricio Alvarado, aspirante de Nueva República que alcanzó la segunda vuelta en 2018 pero perdió ante el presidente saliente, Carlos Alvarado.

«Ha sido una campaña cansada físicamente, pero estamos contentos y con la expectativa de lograr la meta y ganar estas elecciones», declaró.

Los otros aspirantes con opciones son el economista de derecha Rodrigo Chaves (8,2%) y el izquierdista José María Villalta (7,6%).

Los cinco candidatos estuvieron acompañados este domingo por múltiples seguidores que animaron una elección que, hasta el sábado, era fría y caminaba de la mano de la incertidumbre, con 31,8% del electorado indeciso, según encuestas.

– Vuelta de los tradicionales –

Para los analistas, la gran oferta de candidatos también es el reflejo de un país que, a pesar de su estabilidad, sufre de enorme desconfianza política.

Uno de los escenarios en el balotaje puede enfrentar a los partidos tradicionales: Partido Liberación Nacional (PLN), de Figueres –presidente en 1994-1998–, y Partido Unidad Social Cristiana (PUSC) de Saborío –vicepresidenta en 2002-2006–.

Esto traería de vuelta el bipartidismo del siglo XX, quebrado con el triunfo del Partido Acción Ciudadana (PAC), que gobernó los últimos ocho años pero hoy es impopular y no tiene posibilidades.

Durante la jornada, el presidente Alvarado se limitó a destacar la solidez democrática del país.

«Estamos entre las democracias más fuertes del mundo y hoy reafirmamos eso con nuestro voto (…) Otros países no tienen esta opción libre. Nosotros tenemos elecciones de manera no interrumpida desde 1953», subrayó.

– Crisis –

Conocido por ser el primer país de Latinoamérica en el ránking global de felicidad 2018-2020 y su activismo medioambiental, Costa Rica ve opacada su alegría por una severa crisis financiera y social.

El desempleo (14,4% en 2021), la pobreza (23% en 2021) y una economía con deuda pública equivalente al 70% del PIB encendieron las alarmas de organismos multilaterales.

La situación se agravó con la pandemia de covid-19, que golpeó duramente al turismo, uno de sus principales motores.

Además, en los últimos 13 años, dos expresidentes enfrentaron juicios por corrupción (uno fue condenado) y en 2021 estallaron dos casos de irregularidades millonarias en el sector de obras públicas, con ministros involucrados.

Ese descontento ciudadano ha sido tangible, pues creció desde la votación presidencial de 2010, llegando hasta 34,3% en 2018.





Source link