noviembre 26, 2022

listinnoticias.com

listinnoticias.com

China cambia su política económica para apoyar la actividad

3 minutos de lectura



Ante el regreso de la pandemia y la caída de los mercados, China tuvo que prometer que apoyaría la actividad, incluso si eso significa cambiar el rumbo de su política económica. 

«Hay que tomar medidas concretas para fortalecer la economía en el primer trimestre«: esta frase, pronunciada el miércoles tras una reunión del Gobierno, tuvo un efecto inmediato en los mercados. 

Aunque no se anunciaron medidas concretas, la bolsa de Hong Kong ganó un 16% en dos días, después de varias sesiones de caída por el regreso del covid-19 en China. 

«El confinamiento es la principal razón de la decisión de Pekín», dijo Chen Long, analista de Plenum.

Aunque fue el primer país del mundo en salir de la pandemia en 2020, China sufre en los últimos días su peor ola desde que empezó.

Decenas de millones de personas están confinadas, entre ellas toda la población de la ciudad de Shenzhen (sur), la «Silicon Valley china», que alberga las sedes de los gigantes chinos Huawei (telefonía, 5G) y Tencent (internet, videojuegos). 

Se trata de la tercera ciudad de China en términos de PIB. El deterioro de las condiciones sanitarias se produce en un contexto de desaceleración del crecimiento, agravado por el bajo consumo, el endurecimiento de la normativa en varios sectores y las incertidumbres relacionadas con Ucrania. 

«China está en una batalla sin precedentes» en el frente económico, dijo Clifford Bennett, analista de ACY, con sede en Australia.

El gobierno espera que el crecimiento de este año sea solo del 5,5%, su previsión más baja en tres décadas. 

«En la cuerda floja»

En este contexto, el Gobierno parece dispuesto a relajar su control sobre el sector privado, que ha penalizado especialmente a las empresas tecnológicas e inmobiliarias en los dos últimos años. 

En el sector digital, las autoridades se han mostrado especialmente intransigentes en cuestiones como la competencia o los datos personales. 

Esta «rectificación» de prácticas que antes eran generalizadas hizo que los gigantes tecnológicos pierdan miles de millones de capitalización desde 2020. 

Aunque mantendrá el rumbo económico, Pekín insistió el miércoles en la necesidad de que la regulación sea «transparente y predecible».

La actividad inmobiliaria también se ha visto afectada por las medidas para sanear un sector plagado de deudas y marcado por una especulación desenfrenada. 

La reunión del miércoles pidió «mitigar los riesgos» y adoptar «medidas de apoyo» para «acompañar la transformación» de un sector que representa más de una cuarta parte del PIB chino, junto con la construcción. 

Desde 2020, muchos promotores han luchado por mantenerse a flote, incluido el gigante Evergrande, al borde de la quiebra. 

Pekín está caminando por la «cuerda floja» intentando «desinflar las burbujas especulativas» sin «provocar un colapso», dijo el analista Rajiv Biswas de IHS Markit (S&P Global).  

En un contexto de intensas tensiones con Estados Unidos, China lleva un año reduciendo el tamaño de sus gigantes tecnológicos. 

El gobierno es reacio a dejar que coticen en el extranjero, prefiriendo captar fondos en el mercado nacional (Hong Kong, Shanghái, Shenzhen y Pekín). 

El «Uber chino», Didi, se vio obligado a retirarse de Wall Street el año pasado, tras haber entrado en el mercado sin la aprobación del régimen comunista. 

El gobierno chino dijo el miércoles que estaba «trabajando» con Washington en la cuestión de la cotización de las empresas chinas en Estados Unidos. 

La invasión rusa de Ucrania no es, «sin duda», ajena a las nuevas directrices de Pekín, apunta Bennett. 

China está sometida a una intensa presión diplomática para no ser un salvavidas para Rusia, golpeada por innumerables sanciones desde la invasión de Ucrania.  

Pero Pekín se resiste a desprenderse de su aliado, a riesgo de encontrarse bajo sanciones occidentales.





Source link